La Opinión de...

ACÚFENOS.-Misael Jiménez Negrete

+ Los charlatanes de la fe

Resulta sorprendente, como hoy en día todavía hay personas que creen en la brujería, o peor aún, en las supuestas curaciones de brujos o hechiceros para diversos males que nos afectan, o en las cosas que estas personas pueden hacer para dañar a otra.

Es un asunto de risa; como si con pasarnos unas hiervas por la espalda o bañarnos con unos aceites, va a cambiar nuestra vida, vamos a tener mejor suerte,  así de fácil. Que si ya tenemos una enfermedad, o nos va mal en el trabajo, o no tenemos novia, o no tenemos auto, nos va mal en nuestras casas, o todo el tiempo nos sentimos cansados, muchos prefieren ir con esos sujetos que se autodenominan brujos, y que según ellos, curan a través de ritos mágicos.

Y es precisamente la excesiva superstición que aún existe en nuestra sociedad, el arma más poderosa de cientos de charlatanes que se aprovechan de eso para hacer grandes negocios. Incluso aquí a Manzanillo han llegado familias enteras que se denominan “clarividentes”. Gente de Sudamérica, principalmente chilenos, que saben que aquí en México todo nos creemos, y que según ellos por leerte las líneas de la mano te cobran hasta 200 pesos, y te pueden hacer amuletos que hacen millonaria a la gente. A mi me han leído la mano hasta cuatro veces, y en las cuatro me han dicho que voy a tener mucho dinero, pero nada.

Y la fe en los brujos va más allá de lo que usted piensa: particulares, profesionistas, comerciantes, políticos (principalmente), profesores, delincuentes, etc., hacen constantes visitas a los clarividentes, en busca de una mejor vida, como que esperan un buen día hacerse ricos sin tener que trabajar para ello. Y las principales víctimas de los hechiceros, sin duda alguna, son las mujeres, que todo se creen, y piensan que con conjuros ridículos, como el de robar ropa interior, cabello, y ese tipo de cosas, van a tener al ser amado siempre a sus pies.

No dudamos que haya personas que tienen dones para curar a otras, o que por medio de alguna técnica en el subconsciente, puedan sanar a alguien, pero se trata de personas que tienen un poder mental más elevado que los demás, y son esas energías positivas las que canalizan para sanar, pero nunca para hacer daño.

En mi opinión estas personas existen, son gente a la que le basta ver al paciente para poder sanarlo, sin necesidad de conjuros,  pero los charlatanes han venido a perjudicar su labor, tanto así, que se ven obligados a también utilizar las hierbas, los huevos, cartas y aceites, ya que sólo de esa forma la gente puede creer.

De hecho, el curar a una persona a través de técnicas mentales no es algo nuevo, son prácticas que se llevan a cabo no sólo desde tiempos inmemoriales, sino que además en la actualidad se siguen usando en muchos pueblos del mundo.

En algunas tribus, en donde no hay médicos ni hospitales, la gente cuenta con la protección de los chamanes.

Un chamán es el médico de la aldea, el cual puede                                                                         de hacer mezclas alucinógenas elaboradas con substancias como el peyote, el cual produce alucinaciones que se caracterizan por colores vivos, incrementa su percepción y de este modo puede curar a su pueblo.

Es decir, son técnicas utilizadas por algunas tribus desde tiempos inmemoriales, antes de que la medicina naciera. Y estos chamanes son personajes que tienen un profundo conocimiento del poder mental, pero nada tiene que ver con el diablo, la brujería o esas cosas con las que siempre se les relaciona.

Así que debemos ponernos listos, aquí no hay chamanes, aquí hay puros charlatanes. Los sudamericanos esos que a cada rato llegan a Manzanillo, son gente que lo único que saben hacer son fraudes, son gente que nunca lo van a sacar de un apuro, ni van a hacer que se gane la lotería, o que tenga más pretendientes, o que le perdonen alguna deuda, de ninguna manera, ese tipo de cosas se dan solas, nadie las manipula, cada quien va fabricando su destino con nuestras decisiones diarias, y los resultados son los que merecemos, no podemos tener una mejor vida por tener fe ciega en conjuros, hierbas y aceites.

(Comentarios:  misssael@hotmail.com)

NUEVA REVISTA