La Opinión de...

ACÚFENOS.-Misael Jiménez Negrete

Para empezar más activos el viernes, muy temprano la madre tierra nos dio otro pequeño sustito, un sismo según eso de 4.0 grados en la escala de Ritcher, que aún así, sacó a los vecinos de mi cuadra de sus casas, incluidos nosotros, pues no deja de ser un buen susto.

Y es que no es para menos, con aquello que dicen los que saben, que los grandes sismos observan cierta periodicidad, es decir, ocurren entre cada 7 y 10 años con gran magnitud, basándose a la reciente historia sísmica que ha impactado a nuestra región, como fue el terremoto de 1986,  9 años más tarde el de 1995, y 8 años después el del 2003, y a la fecha han pasado otros 11 años si que ocurra un movimiento telúrico de esas dimensiones, por ello, muchos creen que ya estamos a tiempo que el fenómeno se repita.

Nosotros rezamos porque se equivoquen.Sin embargo, no hay que alarmarse, pues con tanto simulacro que se realiza en el Puerto de Manzanillo, no dudamos que ya todos los habitantes estemos debidamente preparados física y mentalmente para actuar en casode un terremoto.

 Y ahora que también, como parte de los tiempos modernos, cada vez que ocurre un temblor se genera la subsecuente alerta de tsunami,  y que en Manzanillo sin duda ya estamos preparados para saber qué hacer.

Y es que en las escuelas, en las calles, en las empresas, en los hospitales, en todos lados se están realizando simulacros, por eso le digo que alivio que nuestras autoridades nos estén capacitando lo debido para poder correr organizadamente su ocurre un desastre.

En Las Brisas, por ejemplo, Protección Civil ya les dijo a los colonos que tienen menos de 15 minutos para abandonar la delegación en caso de que se genere una alerta de tsunami.  Habría que preguntar a los colonos si ya les mostraron la ruta de evacuación, no vaya a ser que en caso de tsunami quieran correr hacia la terminal de contenedores, que era laguna.

En lo personal, creo que esos 15 minutos se nos van en, primero sobreponernos del susto del temblor, en buscar las llaves del carro y tratar de subir a la familia para huir, si acaso. Ahora que, el que diseñó el plan de huida en 15 minutos, sin duda se imaginó las calles solas y el boulevard sin tráfico, para poder salir en ese tiempo.

Pero bueno, yo no vivo en Las Brisas, quiero pensar que la gente de esa delegación ya lo tiene todo fríamente calculado, y que 15 minutos bastarán para el desalojo de miles de familias de habitantes, y que también conocen perfectamente bien las rutas y los puntos altos de Manzanillo a donde deben acudir.

Y es que, a pesar de tanto temblor, al menos en mi colonia, es decir, en Salagua, nadie nos ha dicho qué debemos hacer si se genera un temblor y una alerta de tsunami, cuando tiempo tenemos para desalojar, qué vías son las más rápidas y hacia dónde debemos correr. Sin duda el boulevard costero sería un caos total en donde no nos gustaría estar, y el objetivo de todos sería correr hacia edificios o la zona alta, pero no sabemos con certeza hacia qué parte.

Hasta antes de los devastadores tsunamis que han azotado esas costas asiáticas, en el puerto de Manzanillo lo único que nos preocupaba en serio eran los terremotos. Pero ahora las alertas de tsunami es lo más alarmante, porque ya se han dado varias de otros movimientos telúricos ocurridos en las costas de Sudamérica. Creo que no debemos subestimar el movimiento de la tierra en cualquier zona del Pacífico, que nos puede generar un tsunami, pero creo también, que no se ha hecho lo suficiente en nuestro municipio para preparar a la población en caso de un siniestro de esos.

Mientras tanto sin duda alguna es bueno que continúen todas las acciones, ejercicios y simulacros para estar debidamente preparados, pero no que se realicen sólo por cumplir con los códigos y normas de seguridad, sino que se haga una capacitación a conciencia de todos los sectores, de los estudiantes en las escuelas, de los trabajadores en las empresas, de todo el personal de las dependencias de gobierno, pero principalmente de la organización de nuestras autoridades y los responsables de Protección Civil, que son los primeros que deben apoyar a la población.

PARA CERRAR

Ojalá y que todo sea sustos como hasta el momento, sin embargo, nos queda claro que estamos en una zona de alta sismicidad y lo   que que ha ocurrido en otros países, puede ocurrir aquí, en menor o mayor escala, así que la capacitación, a conciencia, con datos precisos y rutas de evacuación bien organizadas, son fundamentales hoy en día para todos los manzanillenses.

(Comentarios:  misssael@hotmail.com)