Estatal Política

Gobierno federal, pasmado por la ola de violencia que hay en el país

Operativo que desató la violenta reacción del crimen organizado estuvo mal planeado y peor ejecutado.

Se repitió el mismo fracaso que terminó con la liberación de Ovidio. La delincuencia ya le tomó la medida al gobierno de López Obrador.

López Obrador debe replantear la estrategia de seguridad en lugar de aferrarse a que la Guardia Nacional se integre a la SEDENA y proponer de manera demagógica que las Fuerzas Armadas seguirán en las calles más allá de su sexenio.

En la dirigencia estatal del PRD en Colima, nos sumamos al pronunciamiento que hace el Comité Ejecutivo Nacional de nuestro partido, sobre la lamentable situación que está padeciendo el país por la ola de violencia en diferentes estados.

El gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador no sabe qué hacer frente a la ola de violencia provocada por grupos del crimen organizado en varios estados del país en represalia por el fallido operativo desplegado por elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional.

El operativo estuvo mal planeado y peor ejecutado, lo que, de nueva cuenta, pone en duda la capacidad de las Fuerzas Armadas para combatir al narcotráfico y controlar la violencia y la inseguridad que azota el país.

Fue una grave irresponsabilidad no establecer una coordinación eficaz entre las distintas corporaciones militares y policiacas para poder ejecutar de forma eficaz un operativo contra líderes del crimen organizado y no haber desplegado una acción de contención, lo que dejó totalmente expuesta a la población frente a la violenta reacción de diversas células de la delincuencia.

Al menos cuatro entidades del país están en este momento incendiadas y tomadas por el crimen organizado y el gobierno federal está pasmado y totalmente rebasado frente a estas múltiples acciones de violencia y vandalismo.Se repitió el mismo fracaso que terminó con la liberación de Ovidio, de nada sirvió esta lamentable experiencia.

La delincuencia ya le tomó la medida al gobierno de López Obrador, escenarios como estos reafirman que la militarización de la seguridad pública en la que se empeña el presidente no funciona. López Obrador debe replantear la estrategia de seguridad en lugar de aferrarse a que la Guardia Nacional se integre a la SEDENA y proponer de manera demagógica que las Fuerzas Armadas seguirán en las calles más allá de su sexenio.

NUEVA REVISTA